VOLVER

NOVEDADES

STREPTOCOCCUS PYOGENES ¿UNA BACTERIA QUE HAY QUE TEMER?

En los últimos días, su nombre apareció en todos los medios generando preocupación. En esta nota te contamos lo que necesitás saber sobre la bacteria de la que todos hablan.

El Streptococcus Pyogenes es una bacteria de la cual existen alrededor de 80 serotipos diferentes, es decir distintas variaciones dentro de su subespecie.

Entre las  enfermedades que causa con mayor frecuencia, se encuentran las llamadas infecciones superficiales, que habitualmente son benignas y no presentan complicaciones. Es el caso de infecciones como por ejemplo: la otitis, la sinusitis, y las localizadas en la piel (más frecuentes en verano); o en la garganta (que ocurren habitualmente durante fines del invierno y comienzo de la primavera). Estas últimas, afectan principalmente a niños de entre 3 y 10 años, pero
pueden alcanzar también a personas de mayor edad.

Otra forma de presentación de estas infecciones, mucho menos frecuente, son las llamadas “invasoras” que afectan la sangre y distintos tipos de tejidos, produciendo abscesos periamigdalinos y retrofaríngeos, neumonías, bacteriemias, sepsis, meningitis, osteoartritis, fascitis necrotizante, fiebre puerperal o shock tóxico.


Todas estas formas graves conllevan una gran severidad y están asociadas habitualmente a condiciones previas de la persona infectada, como alteraciones en la inmunidad o la coexistencia de otras patologías. También existen factores relacionados con el germen, como la presencia de proteínas M 1 y 3, o de toxinas pirogénicas A, B o C. Estas últimas son las causantes de la aparición de un cuadro de enrojecimiento importante de la piel (especialmente en mejillas y pliegues). Otro factor que puede influir en el desarrollo de estas formas más agresivas es la utilización de antibióticos inactivos frente a este germen o el tratamiento tardío.

Síntomas, diagnóstico y tratamiento 

Si bien las infecciones de garganta frecuentemente tienen origen viral, cuando son causadas por el estreptococo, presentan manifestaciones específicas: fiebre elevada, dolor de garganta o al tragar, enrojecimiento de amígdalas—en un mayor porcentaje placas de pus sobre ellas—, puntos rojos en la zona del paladar blando y campanilla, agrandamiento de ganglios del cuello y aliento muy fétido.

En el caso de las infecciones superficiales de la piel, habitualmente se asientan en heridas y se pueden presentar con fiebre, dolor en la zona afectada, enrojecimiento y costras.

Para un diagnóstico certero, ante la sospecha clínica de esta infección, la confirmación se puede realizar mediante cultivos tradicionales, o actualmente mediante los test rápidos para infecciones estreptocócicas.

El tratamiento más apropiado, será indicado por el médico. En este sentido, el antibiótico de elección es la penicilina o sus derivados, ya que el Estreptococo es muy sensible. Un dato no menor y a tener en cuenta, es que existe un porcentaje creciente de resistencia a otros antibióticos.

¿Cuál es la mejor forma de prevenir el Streptococcus Pyogenes? Al no existir vacunas contra esta bacteria, como medidas preventivas se señalan:

• Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
• Limpiar y ventilar todos los ambientes a diario.
• Si hay síntomas, mantenerse en reposo. No asistir al trabajo o a la escuela mientras duran los síntomas (las primeras 48 horas, luego de iniciada la terapéutica Antibiótica).
• No automedicarse, realizar siempre la consulta médica.
• Toser o estornudar sobre el pliegue del codo o sobre un pañuelo descartable para evitar el contagio de otras personas.

VOLVER

TRAVESÍA SALUDABLE

CONSEJOS Y TEST DE SALUD

VER +
MI TURNO
ONLINE
CHAT ONLINE