VOLVER

NOVEDADES

SEGURIDAD Y TRANQUILIDAD PARA EL PACIENTE

La arritmia es una alteración en el ritmo de los latidos del corazón y como cualquier dolencia de este órgano, genera cierta alarma en la calidad de vida de quien la padece. Por ello, en los casos de mayor y de menor gravedad es importante un diagnóstico preciso.

Recibimos en nuestros consultorios del Centro Médico Vitus a un paciente de 43 años que quería realizarse la Pausa Preventiva, nuestro chequeo médico integral. En el marco de la valoración cardiológica de este programa, al que concurren pacientes con y sin antecedentes, es que pudimos diagnosticar la arritmia.


En este caso particular, nos encontramos con un paciente que practicaba deportes con cierta regularidad, y que tenía como antecedente la detección de una arritmia hacía 5 años con estudios cardiovasculares normales.


¿Cuál fue el primer paso que dimos en este diagnóstico? Indagamos sobre los factores de riesgo que el paciente posee y si pudiera tener los síntomas comunes de cualquier afección cardiaca como falta de aire, molestias en el pecho, antecedentes de desmayos, entre otros.

Contando con esta información, realizamos un electrocardiograma que resultó con un trazado normal, pero con algunas extrasístoles ventriculares, es decir, latidos adicionales anormales que comienzan en una de las dos cavidades inferiores del corazón. Luego se llevó a cabo una prueba ergométrica graduada, donde pudimos observar arritmia ventricular compleja y polimorfa.


En este contexto y tratándose de un paciente joven que desarrolla este tipo de arritmia, es importante descartar la existencia de algún sustrato anatómico en el miocardio por lo cual se le realizo un Ecocardiograma Doppler arrojando un resultado normal. Frente a esto, y para un mejor tratamiento de la afección el paciente fue derivado a una consulta con el servicio de arritmia cardíaca.


El corazón posee un sistema eléctrico de conducción que permite trasmitir la “orden” de contracción en un orden lógico, ésto esta comandado por el ritmo sinusal y se trasmite por el sistema de conducción el cual se va distribuyendo en el miocardio.

En ocasiones se puede encontrar tejido con capacidad de estimular el miocardio por fuera de este sistema de conducción. Este es el caso de nuestro paciente.

Se puede decir que la arritmia es la actividad eléctrica que se origina fuera del sistema ya diseñado para trasmitir el impulso eléctrico. Son causadas por enfermedades cardiovasculares y clínicas en general que repercuten en el sistema de conducción y en el músculo cardiaco, haciendo que los latidos puedan ser; demasiado lentos
—bradicardia—, demasiado rápidos —taquicardia—  u originados fuera del sistema de conducción, lo que genera un pulso irregular o palpitaciones.

En el caso de este paciente las alternativas fueron el tratamiento médico farmacológico antiarrítmico o la realización de un estudio electrofisiológico para detectar el foco donde se origina la arritmia y proceder a una ablación por radiofrecuencia, siendo este último el tratamiento aplicado.

¿Se puede prevenir?
Es necesario identificar las arritmias, cuantificarlas y ver en qué contexto clínico se producen, ya que puede ser expresión de otras patologías sistémicas como las disfunciones de la glándula tiroides. Una vez realizado esto, se decide si es necesario un tratamiento específico o solo seguimiento de las mismas, ya que no todas tienen un pronóstico desfavorable.

Los controles dependen de la edad del paciente y si ha sufrido eventos cardiovasculares. En personas menores a 50 años con escasos factores de riesgo, los controles deberían ser cada 1 o 2 años, de acuerdo a la intensidad de las actividades que realicen. Se recomienda controles anuales en pacientes mayores a 50 años con escasos factores de riesgo. En personas de cualquier edad con múltiples factores de riesgo cardiovascular o que hayan sufrido eventos como infarto, arritmia o insuficiencia cardiaca los controles deberían ser cada seis meses.

 

VOLVER

TRAVESÍA SALUDABLE

CONSEJOS Y TEST DE SALUD

VER +
MI TURNO
ONLINE
CHAT ONLINE