VOLVER

NOVEDADES

PATOLOGÍA TIROIDEA: HIPOTIROIDISMO

Se trata de una patología que afecta a muchos, y que en la mayoría de los casos se desconoce su padecimiento. Sin embargo, las enfermedades relacionadas con la glándula tiroides pueden ser diagnosticadas precoz y efi cazmente a través de distintos métodos y se cuenta con amplias posibilidades de tratamientos para normalizar las alteraciones de sus funciones.

La tiroides es una glándula pequeña ubicada en el cuello encargada de producir hormonas tales como tiroxina (T4) y triyodotironina (T3) involucradas en funciones metabólicas vitales para el organismo. Su control está dado por la glándula pituitaria (Hipófisis) que a través de la síntesis de tirotropina (TSH) estimula a la glándula tiroides para la producción y liberación de hormonas tiroideas (T4 y T3).


Entre las patologías que pueden afectar el normal funcionamiento y/o morfología glandular se encuentran las descriptas a continuación.

La disfunción o trastorno tiroideo, que ocurre cuando dicha glándula no funciona adecuadamente ya sea por un exceso (Hipertiroidismo) o una falla (Hipotiroidismo) en la producción hormonal normal. También existen otras alteraciones como el bocio (aumento de tamaño de la glándula) o la presencia de nódulos tiroideos que si bien en su mayoría son benignos deben evaluarse por la posibilidad de Cáncer de Tiroides.

En referencia al Hipotiroidismo se define como la disminución y/o cese de la síntesis y liberación de hormonas tiroideas siendo la causa más frecuente el origen autoinmune conocido como Tiroiditis de Hashimoto. Pueden afectarse así el peso corporal, los niveles de colesterol, los ciclos menstruales, el nivel de energía, el ciclo vigilia/sueño, piel, faneras, hasta la memoria y la concentración. Los pacientes pueden referirlo en síntomas como: cansancio, somnolencia, estreñimiento, caída de cabello, fragilidad ungueal, piel
áspera y seca, intolerancia al frío, aumento de peso inexplicable, entre otros.


Para evaluarlo y diagnosticarlo deberán realizarse los exámenes clínicos correspondientes, análisis de sangre (los cuales examinan las hormonas involucradas) y de acuerdo a la palpación tiroidea, ecografía de la regióndel cuello.

A través de un diagnóstico pertinente y con el tratamiento adecuado para cada caso es posible revertir los síntomas. El control periódico con el especialista y la adherencia al tratamiento resultará en una mejor calidad de vida de los pacientes.

VOLVER

TRAVESÍA SALUDABLE

CONSEJOS Y TEST DE SALUD

VER +
MI TURNO
ONLINE
CHAT ONLINE