VOLVER

NOVEDADES

LA CLAVE ESTÁ EN EL EQUILIBRIO

Para muchos es bueno y para otros malo, lo cierto es que el colesterol es una sustancia grasa natural que está presente en todas las células del cuerpo humano. Un aliado de la salud que resulta perjudicial si se produce en exceso.

El colesterol es necesario para que el organismo funcione de manera adecuada, ya que cumple con un papel estructural como constituyente de las membranas celulares de nuestro organismo; además de ser utilizado para la síntesis de múltiples hormonas, entre en ellas las hormonas sexuales, vitamina D y corticoides endógenos; así como también se utiliza para la síntesis de ácidos biliares fundamentales para la digestión de grasas. 

Sin embargo, el exceso de colesterol en la sangre, puede causar obstrucción en las arterias y generar más riesgo de sufrir infartos cardíacos, accidentes cerebro vasculares y otras afecciones cardiacas. En este sentido, debemos tener en cuenta que el colesterol elevado habitualmente no se cura, sino que se controla, manteniéndose a través de un tratamiento de por vida. 

¿Cómo se diagnostica?

El colesterol elevado se diagnostica con un análisis de sangre de laboratorio. Existen diferentes tipos de colesterol: - colesterol total; - LDL colesterol: conocido como “colesterol malo”, ya que al tenerlo elevado aumento el riesgo de eventos cardiovasculares; - HDL colesterol: conocido como “colesterol bueno” por su rol protector, al tenerlo elevado, lo pacientes tiene menos riesgo de eventos cardiovasculares; -Triglicéridos: no son colesterol sino otro tipo de grasa. Se miden frecuentemente en conjunto con el colesterol  ya que también se asocian a un aumento en los eventos cardiovasculares. 

¿Qué debo hacer si el profesional médico informa colesterol elevado? 

Se debe consultar cuál es el riesgo cardiovascular global, ya que el colesterol por sí solo no siempre es una razón para preocuparse. El colesterol elevado es solo uno de los factores de riesgo que aumentan la posibilidad de infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Otros factores son: tabaquismo, presión arterial elevada, tener familiares con antecedente de eventos cardiovasculares a edad temprana, alimentación no saludable, edad y sexo del paciente. Es por esto que el tratamiento depende de un análisis global de todos estos factores y no solo de la cifra aislada de colesterol. 

Claves para mantener un equilibrio en los valores de colesterol: 

• Seguir una alimentación rica en hortalizas, legumbres y frutas, frutos secos y aceite de oliva, y optar por pescado y carnes magras. 
• Practicar actividad física regular y moderada, como por ejemplo caminar, al menos 30 minutos al día. 
• Evitar el consumo excesivo de alcohol y tabaco.
VOLVER

TRAVESÍA SALUDABLE

CONSEJOS Y TEST DE SALUD

VER +
MI TURNO
ONLINE
CHAT ONLINE